He visto cosas que vosotros no creeríais.

Posted on 19/07/2013

Siempre me han llamado la atención los aventureros. Esos que viajan en solitario, se proponen retos inalcanzables o se ponen cara a cara frente a sus miedos más profundos. Me refiero, en general y sin distinciones, a todo aquel que salga de su zona de confort y se enfrente a lo desconocido.

Gente que pierde el respeto a la oscuridad. Que no le vale lo que el resto da por sentado. Que no permite que se lo cuenten, que necesita vivirlo. Que no quiere garantías, y que no conoce de antemano los resultados. Personas que necesitan crear ese tipo de situaciones como forma desesperada de respirar vida. Esos que buscan nuevas experiencias, nuevas fuentes de inspiración. Que para moverse no necesitan más que ingenio, intuición y experiencia.

Así es como concibo yo viajar. Una forma de conocerse a sí mismo, de conocer a gente diferente, de romper con las limitaciones que te marca la sociedad que te rodea, de mirar más allá. Hablo de inspirarse, de ver y comprender la vida de una manera determinada. Ser capaz de sentir lo que tus ojos no alcanzan a ver. Ver lo que otros no podrán vivir.

Viajar es un camino en el que replanteo mis razonamientos. Complemento mis pensamientos. Tiro por tierra teorías que tomaba por axiomas. Analizo y experimento. Disfruto, aprendo. Quito vendas de mis ojos, abro mi mente, dejo de ver imposibles. Aprendo de gente que no sabe que enseña. Bebo de ella. Me hace sentir con más intensidad. Me ayuda a vivir las cosas desde su esencia. Me hace más humano.

Viajar es, para mi, una forma única de percibir la vida, irrepetible. Esas ganas, esa ilusión, esa energía desmedida, esos sueños que se crean en torno a nuevos caminos. Ese aire que respiras, que te llena más, que notas que está más oxigenado.

Esa es la sensación que siento de nuevo. Una vez más.

“He visto cosas que vosotros no creeríais: Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán… en el tiempo… como lágrimas en la lluvia”

– Blade Runner –